Maus ~ Art Spiegelman

22.12.15

Maus · Art Spiegelman
Autoconclusivo (inicialmente 2 volúmenes)
Reservoir Books · 2014
312 páginas
ISBN 9789873650383
La radicalidad narrativa de esta obra marca un antes y un después en el universo de la novela gráfica.

Maus es la biografía de Vladek Spiegelman, un judío polaco superviviente de los campos de exterminio nazis, contada a través de su hijo Art, un dibujante de cómics que quiere dejar memoria de la aterradora persecución que sufrieron millones de personas en la Europa sometida por Hitler y de las consecuencias de este sufrimiento en la vida cotidiana de las generaciones posteriores. Apartándose de las formas de literatura creadas hasta la publicación de Maus, Art Spiegelman se aproxima al tema del Holocausto de un modo absolutamente renovador, y para ello relata la experiencia de su propia familia en forma de memoria gráfica, utilizando todos los recursos estilísticos y narrativos tradicionales de este género y, a la vez, inventando otros nuevos. La radicalidad narrativa de esta obra marcó un antes y un después en el universo de la novela gráfica, y por ello Maus obtuvo el primer y único premio Pulitzer otorgado a un cómic.

Se publicó inicialmente en dos partes: 'Mi padre sangra historia (My Father Bleeds History, 1986) e 'Y allí empezaron mis problemas (And Here My Troubles Began, 1991)', integrándose finalmente en un único volumen.

Comentario personal

En ocasiones anteriores he tenido que reseñar libros de no-ficción y ha sido difícil. Después todo, ¿cómo criticar una historia verídica? Es casi imposible.

Pues bien, a la hora de comentar Maus, no puedo decir otra cosa: es una obra muy especial. Y la evaluaré muy bien porque, créanme, vale la pena. Todos deberíamos leer Maus en algún momento de nuestras vidas. No porque te enseñe, porque sea un homenaje al valor, o las memorias de un hombre que sobrevivió donde miles murieron, o el relato de un niño-adulto en busca de respuestas. No. En realidad, debemos leerlo porque no debemos olvidar los horrores que los seres humanos han cometido contra otros.


Maus tiene dos líneas argumentales predominantes. Por un lado está la vida de Vladek en Polonia a fines de los años 30, cuando Hitler estaba impulsando su ideología aria y reprimiendo poco a poco a los judíos y a las minorías “despreciables”. Esta es la parte más cruda del cómic, obviamente. Vamos siguiendo a Vladek en sus desventuras: desde la pobreza, la persecución sin tregua, y la posterior reclusión en un campo de concentración. El autor decide no filtrar absolutamente nada y suelta la verdad sin anestesia.

Por otro lado, tenemos la tensa relación de Vladek y su hijo Art, el autor. Ambos son muy distintos; el primero, sobreviviente de horrores, paranoico y tacaño en extremo por culpa de los padecimientos de la guerra; el último, despreocupado, sin poder comprender el suicido de su madre ni empatizar con su padre. Leer estos fragmentos es igualmente fuerte. Uno pudiera pensar que el autor iba a limpiar su imagen, pero no. Nuevamente, la verdad aflora sin adornos.


El autor maneja ambas líneas con mucho cuidado. Cada una se toma su tiempo justo y preciso, sin tratar de pisotear a la otra. Spiegelman construye el relato de su padre de manera cronológica pero es inevitable caer en incongruencias cuando Vladek se adelanta en el tiempo o vuelve a hechos que ya ha platicado con Art. Es en esos momentos cuando sentimos la historia más real que nunca, cuando escapa a borbotones de la boca de Vladek sin importar nada.

Los críticos apuntan a que el autor es pionero en recursos estilísticos y literarios. No me es posible corroborar esto (he leído pocos cómics), no obstante, sí puedo destacar la genialidad que supone identificar a las distintas “razas” con animales. La propia analogía de los ratones con los judíos y los gatos con los alemanes es todo un acierto; remarca aún más la idea de la caza, la persecución encarnizada que Hitler emprendió contra aquellos que consideraba inferiores.


Como indica la sinopsis, este cómic fue publicado inicialmente en dos volúmenes y pasaron varios años entre uno y otro. Por tanto, el segundo empieza de una manera estremecedora, por decir lo mínimo. Allí vemos a Art siendo consumido por las palabras de su padre, por la presión del reconocimiento, por la crítica de la sociedad, hasta que se siente un niño desamparado otra vez. Es gracias a ese fragmento que nos damos cuenta que no hay falacias en esta historia.

Y quizá recalco tanto lo de la verdad y la mentira porque al cerrar el libro me sentí tan conmovida, tan indignada y esperanzada y dolida, todo al mismo tiempo, que no pude más que apreciar a Vladek a pesar de que hace muchos años dejó este mundo. Realmente su biografía toca el corazón del lector.

Conclusión

Ya saben: si tienen la oportunidad de adentrarse en las páginas de Maus, respiren profundamente y sumérjanse en un mundo no muy lejano en el que un grupo de personas querían dominar el mundo sin importar las lágrimas y la sangre que tuvieran que derramar.


Sobre el autor

Art Spiegelman nació el 15 de febrero de 1948 en Estocolmo, aunque creció y se educó en Estados Unidos. Tras estudiar arte y diseño, en 1966 comenzó a trabajar en la Topps Gum Co., empresa con la que colaboró durante casi 20 años y para la que creó ilustraciones para pegatinas y cromos, entre otros productos. De esa época datan por ejemplo sus ilustraciones de La pandilla basura. Simultáneamente, se inició en la publicación de cómics underground y así comenzó a explorar los convencionalismos expresivos del propio medio.
A partir de 1975, y después de regresar a Nueva York tras una temporada en San Francisco, comienza a trabajar para diversas publicaciones, como New York Times, Village Voice y Playboy, entre otras. Más tarde, trabajó como profesor en la School of Visual Arts y en 1980, fundó junto con su mujer Françoise Mouly la revista Raw, en la que se publicó originalmente Maus.
En 1992 se le otorgó el prestigioso premio Pulitzer por Maus. En la actualidad, Spiegelman es dibujante, colaborador y editor de la revista New Yorker.

7 comentarios:

  1. Es una obra espectacular, y demás esta decir que Maus me impulsó a seguir leyendo comics, ya que era la primera vez que leía una. Coincido con vos en que todo el mundo debería de leerlo alguna vez! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también seguiré incursionando en el mundillo. Maus ha sentado un buen precedente ;)

      Eliminar
  2. Quiero leerlo!! Y más ahora que decidí adentrarme en el mundo de la novela gráfica... ¡Pero es tan caro! :'(
    Será mi primera compra cuando sea rica.
    Me alegra que te haya gustado -y me ha encantado la reseña.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Este libro es una de las mejores novelas gráficas que haya leído nunca <3 Me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  4. Basta, dejen de atacarme con la belleza de Maus :(
    Prometo que será de mis prioridades para este 2016 y trataré que ningún otro libro se me cruce por el camino. No sé, siento que me va a conmover, que me hará sufrir pero al final, me sentiré mejor de mantener viva, a través de Vladek, las historias de millones de personas que perecieron en este suceso tan terrible. Han sido dos reseñas de este libro que he visto últimamente y creo que es una señal.

    Te mando un beso enorme, Bárbara y te deseo una muy feliz navidad♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es hermoso, Ale! Tienes que leerlo. No te arrepentirás ;)

      Eliminar

Gracias por visitar Libros y misterios. Anímate y deja tu opinión, siempre con respeto. Evita el spam, piensa dos veces lo que vas a comentar. ¡Espero verte pronto por aquí! ;)