Dorothy debe morir ~ Danielle Paige

8.2.17

Dorothy must die · Danielle Paige
Dorothy must die #1 (de 4)
Roca · 2016
480 páginas
ISBN 9788416700462
Dorothy debe morir · Los malvados se alzarán · Baldosas amarillas en guerra · El fin de Oz
Yo no me he buscado nada de esto. Nunca quise ser una especie de heroína.
Pero cuando toda tu vida es arrastrada por un tornado —y tú con ella— no tienes más remedio que dejarte llevar, ¿sabes?
Sí, claro, he leído los libros. He visto las películas. Conozco la canción sobre el arcoíris y los pajaritos que cantan. Pero nunca esperé que Oz fuera así. Un lugar donde no te puedes fiar de las Brujas Buenas, donde las Brujas Malvadas quizá sean las buenas de la película y donde los monos alados pueden ser ejecutados por sedición. Sí, sigue habiendo camino de baldosas amarillas, pero hasta eso se hace pedazos.
¿Qué es lo que ha pasado?
Dicen que Dorothy encontró el modo de volver a Oz. Dicen que se hizo con el poder y que el poder se le subió a la cabeza. Y ahora nadie está seguro.
Me llamo Amy Gumm... y soy la otra niña de Kansas.
He sido reclutada por la Revolucionaria Orden de los Malvados. Me han entrenado para luchar. Y tengo una misión.
Eliminar el corazón del hombre de hojalata,
Robar el cerebro del espantapájaros,
Arrebatar el valor al león.
Y luego... Dorothy debe morir.

Comentario personal

Me pueden los retelling. Me encantan, sobre todo cuando se vuelven algo oscuro y demencial. Y bueno, Dorothy debe morir cumple al ciento por ciento con mi exigencia de sangre, morbo y oscuridad.


Amy Gumm es una chica de Kansas que convive en una casa rodante con una madre alcohólica y una rata, Star. Todo iba más o menos bien en su vida si se le puede decir así a que tu madre te ignore olímpicamente y te hagan bullying en el instituto hasta que un tornado la traslada con caravana y todo a Oz. Por supuesto, Amy no es ajena a este mundo: lo conoce gracias al libro de Baum y a la película de Judy Garland... sin embargo, hay algo diferente en el Oz en que ha aterrizado. Sí, hay un camino de baldosas amarillas, y sí, conduce a Ciudad Esmeralda, aunque todo lo demás es distinto. Es más… tétrico.

Ya he leído otros retelling que tienen un aire a lo Tim Burton, pero Dorothy debe morir lleva este esquema a otro nivel. He echado de menos más descripción porque quería más maldad (ya saben a qué me refiero); no obstante, mirándolo de otra perspectiva, dejar ciertas cosas a la imaginación del lector es un plus porque obliga a nuestra cabecita a maquinar por su cuenta, reinventando un mundo que, en sus inicios, es todo inocencia, esperanza y sueños, para luego convertirse en un Oz de pesadilla. Un lugar gris, donde la naturaleza muerta y las ciudades desoladas predominan, donde es posible encontrar a las orillas del camino a criaturas castigadas por insolencia colgando de un poste, donde hay agujeros en la tierra porque la tirana de la historia ha extraído magia de ella.

Y sí, Dorothy, Glinda, el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata, el León, el Mago, todos están allí… pero no son los mismos. Dorothy es una dictadora poderosa, Glinda ya no es la Bruja Buena del Norte, y los amigos de Dorothy sólo conservan el nombre. Amy no tarda en darse cuenta de que ha pasado algo terrible.

—En el lugar de donde vengo hablan de Oz. He oído hablar de él toda mi vida. Pero esto está hecho un asco. ¿Qué ha pasado aquí?
El rostro impasible de Índigo se transformó en una mueca socarrona.
—Lo que pasó fue Dorothy.

Es entonces que aparece en escena la Orden Revolucionaria de los Malvados. Aquí es cuando abucheo a la autora y digo ¿por qué no nos mostraron más escenas relacionadas con esta asociación de villanos? La Orden ha nacido con una máxima: asesinar a Dorothy para salvar a Oz. Y, al parecer, Amy es la persona idónea para cumplir este cometido.

Dorothy debe morir se tambalea entre una ambientación de 5 estrellas y unos personajes nuevos del tres al cuatro. Su protagonista es diferente a la dulce Dorothy del libro original, con rasgos más combativos y rebeldes, pero a ratos se siente plana y aburrida. Nox, el típico chico arrogante de ojos grises (¡sorpresa!) está demás; claramente fue puesto allí para cumplir el papel del interés amoroso en una trama que no necesita estos subterfugios para funcionar.

Otra historia son Dorothy y sus secuaces, junto al Mago, las brujas malvadas y Ozma. Estos personajes son los que nos motivan a seguir leyendo: uno pasa las páginas para saber qué nueva atrocidad cometerá el León, qué nuevo experimento realizará el Espantapájaros, qué nuevo trabalenguas nos dirá el Mago. Ha sido escalofriante leer en qué se han convertido Dorothy y especialmente sus amigos; es difícil establecer un ranking de cuál me ha causado más repugnancia.


La narración no tiene nada de especial, y basta para capturar la atención de lector. No nos satura de diálogo, pero tampoco profundiza demasiado pues usa el punto de vista de Amy para retratarnos los hechos y bueno, nuestra protagonista no es muy despierta que digamos. Punto negativo son los clichés, sobre todo los relacionados a personajes juveniles.

Me hubiese gustado, eso sí, que se siguiera la corriente de los libros o de la película, y no mezclar ambos, por ejemplo, en lo que respecta a los zapatos de Dorothy. Por el peso que tienen Ozma, Mombi y otros personajes, al parecer los libros son la infuencia mayor, y por lo mismo me descolocó leer que los zapatos eran rojos y no plateados. Un detalle, pueden pensar ustedes, pero un detalle importantísimo ya que son uno de los objetos mágicos más relevantes dentro de este mundo.

¿Qué espero de la continuación? Que vayamos directo a la acción porque esta novela abundó en entrenamientos y estrategias, y oigan, yo estoy lista para que rueden algunas cabezas. Necesito más sangre. La de Dorothy en primer lugar.


Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Club de lectura Jane Austen: Persuasión

5.2.17

¡Hola a todos! ¿Cómo están?

Durante las próximas semanas leerán varias entradas del Club de Lectura Jane Austen porque, como se habrán percatado, estoy súper atrasada con mis comentarios. Pensar que ya leímos Persuasión, Sentido y sensibilidad y La abadía de Northanger. Sip, para que noten mi irresponsabilidad. Así que no me saquen en cara lo dejada que soy, y comenten lo hermoso que es leer a Jane sobre todo cuando acompañamos la lectura con un delicioso rollito de canela hecho por Pri.

Para la junta de este libro, nos reunimos nuevamente en casa de Angie y vimos la adaptación del año 2007, que comento más adelante. Está demás decir que comimos mucho y tomamos té hasta colapsar. Nuestras juntas no son aptas para personas a dieta, ojo.

Comentario del libro

Temía esta relectura comentario repetido pero cierto. Persuasión es uno de los libros de Austen que más sentimientos encontrados me produce. Si en la primera lectura consiguió que Anne fuera un personaje odioso, en esta ocasión fue Wentworth el que salió más mal parado. ¿Cómo puedo odiar a Wentworth, se preguntarán? Pues voy a tratar de explicarlo porque ni yo misma entiendo cómo sucedió esto. O sea, sí, tengo razones pero… Bueno, las cosas son como son.

Persuasión es una novela eminentemente interiorista y sentimental, enfocada principalmente en Anne Elliott, la figura de la mujer que espera, que ama aun en la desesperanza más absoluta. En un principio Anne puede parecer un personaje plano, sumiso, opacado. Sin embargo, según avanza la novela, nos vamos percatando que nuestra protagonista sostiene una lucha silenciosa contra la sociedad, su familia y, por sobre todo, su rol en un mundo que no admite que una mujer luche por lo que quiere. Si en una primera lectura me dejé engañar por esa figura sin vida, en esta segunda ocasión conseguí apreciar la esencia de Anne, y pude rescatar aquellas frases en las que revela su mundo interior.

Wentworth, por otro lado, es el héroe austeniano por excelencia, el que se gana los suspiros de las lectoras sin hacer demasiado, sobre todo porque es un hombre hecho a sí mismo, que se ha ganado la vida honradamente y conseguido estatus con sudor y lágrimas (puede que literales). Y bueno, aunque yo amaba a Wentworth, en esta lectura —como revela en su propia carta— he notado mucho más su crueldad y su infantilismo. Nuestro protagonista no ve más allá de su nariz, le falta perspicacia y observación. Sobre todo, su doble juego con las Musgrove, con tal de satisfacer su propia vanidad, es despreciable y sólo por eso merece nuestro rencor. Su carta es lo que lo redime, como es usual con Austen, porque de otra manera jamás conoceríamos sus verdaderas motivaciones.

Está demás decir que ambos son el centro de la novela, y si bien se explora la relación de Anne con Lady Russell y los Elliot, es su dilema interno el que impregna toda la narración con un tono melancólico y abatido. Persuasión es como una obra musical: empieza lento y suave y va creciendo hasta desembocar en un arpegio de emociones.

Claramente los personajes odiosos son el resto (porque casi nadie se salva): la familia de Anne, cada cual más ridículo con su forma de comprender la alta sociedad, Lady Russell con su entrometimiento y Mr. Elliot con su ambición. Todos son antónimos de las buenas cualidades de Anne, y realzan su integridad y firmeza de carácter.

Resumiendo, valoro mucho más esta novela que antes. Por un lado, aprecio la perspectiva de Anne, su templaza, su capacidad de observación y su paciencia, sobre todo al tratar, en primer lugar, con un enamorado resentido y celoso, y segundo, con una familia horrible. El retrato austenita de la mujer y su rol en esta época es fenomenal; en las novelas de la autora, Anne es quien menos se aparta de la figura femenina de la época, pero, al mismo tiempo, es quien más lucha contra los paradigmas.

Definitivamente, una lectura atemporal que realza el valor de mantenernos íntegros a nosotros mismos a pesar de que el mundo esté en nuestra contra.


Comentario de las adaptaciones

PERSUASION
Película para TV. BBC. 1995. Con Amanda Root como Anne Elliot y Ciaran Hinds como el capitán Wentworth.

En temas de guión, esta película es relativamente fiel a la novela de Austen. Sin embargo, hay motivos que no permiten que sea de mi agrado.

En primer lugar, la caracterización de los personajes. Lo siento mucho si peco de superficial, pero Amanda Root y Ciaran Hinds no encajan con mi imagen mental de Anne y Wentworth. Por lo mismo, su interpretación me molestó en gran parte de la película, especialmente la de Hinds, pues le falta lo impulsivo y juvenil del capitán retratado en la novela. Lady Russell tampoco me agradó: con ese turbante y esa forma de hablar parecía sacada de un periodo histórico diferente.

Con respecto a la ambientación, se nota la mano de la BBC como productora, sin embargo, hay ciertas escenas un tanto curiosas por cómo y dónde se desarrollan (las que recuerdo siempre es la escena en la calle Bath, cuando Anne y Wentworth se declaran después de la carta, y el final, con ambos en el barco). Aunque se sienten fuera de tono, sí llaman al espectador a interpretar ciertas cosas sólo a través de la imagen, sin diálogos ni monólogos.

Creo que se pudo haber hecho un trabajo mejor, considerando que la mítica miniserie de Orgullo y prejuicio es de la época. Definitivamente, no es una adaptación memorable, y aunque hace honor a la historia, no deja huella en el espectador.

Lo mejor: La escena de la carta.
Lo peor: Los actores principales y lo planos que resultan.
Lo interesante: La escena final con Wentworth pidiendo la mano de Anne.


PERSUASION
Película para TV. BBC. 2007. Con Sally Hawkins como Anne y Rupert Penry-Jones como Wentworth.

Visual y musicalmente esta adaptación tiene las de ganar, pues bastante la ayuda el ser de más reciente grabación. Sin embargo, las libertades que se toma en temas interpretativos y narrativos impiden que pueda ser tomada en serio.

Tal vez la salve Rupert Penry-Jones como el capitán Wentworth, en especial por aquellas intervenciones desde su punto de vista (como las de Darcy en la miniserie del ’95), cuando devela sus angustias y esperanzas a su amigo Harville. Sally Hawkins me molestó bastante por sus balbuceos; claramente alguien, no sé si el director, el guionista o la actriz, no comprendió la personalidad de Anne, y no se pudo retratar en pantalla como correspondía. También resulta incómodo cuando Anne rompe la cuarta pared, y definitivamente es un recurso innecesario en una película de este género.

Mucho compensa, como decía al principio, el apartado musical y la escenografía. Los paisajes son una maravilla, y el juego de colores y ruidos naturales ayudan bastante a recrear ciertas partes del libro. Las melodías son icónicas y complementan perfectamente las escenas tanto rurales como más citadinas.

Los personajes secundarios pierden un poco, aunque esta Lady Russell es bastante mejor que la del 95, debo decir. La familia de Anne es tan insoportable como la del libro, y los amigos de Wentworth destacan como un diamante en un pajar, sobre todo Harville y su papel como confidente de nuestro protagonista.

PD: Este resumen de la película es bestial.

Lo mejor: La música. Rupert Penry-Jones como Wentworth.
Lo peor: Sally Hawkings balbuceando después de la carta de Wentworth.
Lo interesante: Las dos escenas de Wentworth y Harville donde el primero confiesa su error y su imperecedero amor hacia Anne.

Concluyendo, Persuasión ha subido en mi escala de apreciación, sobre todo por mi nueva comprensión de Anne y su carácter. Creo que en mi primera lectura había pecado de criticona; esta vez he podido situarme mucho mejor en el contexto histórico, lo que ha redundado en una lectura más grata. Sobre las adaptaciones, ninguna llega a la altura del libro, y merece una mejor (así que BBC, pónganse manos a la obra, por favor).

Si participaron en esta LC, pueden enlazar sus entradas o vídeos en los comentarios, y los agregaré a un listado que estará disponible en la entrada del club (click en la imagen alusiva en la sidebar).